Somos una asociación de mujeres, que tiene como principal objetivo constituir un espacio donde la sabiduría de las mujeres confluya en instrumentos de visibilización y nuevos aprendizajes para enfrentar las estructuras y prácticas que las someten.

Jasy Renyhe está integrada por mujeres jóvenes con historias, experiencias, creatividad y sobretodo pasión para trabajar en la lucha por los derechos de las mujeres de las comunidades indígenas y campesinas de Bolivia. Para esto, desarrollamos acciones desde el campo psicosocial, la comunicación audiovisual, la investigación crítica y rigurosa, el arte, la agricultura y la ecología que nos permiten recuperar y potenciar los saberes y capacidades de lideresas indígenas, mujeres luchadoras, agricultoras, investigadoras, emprendedoras, entre otras, que desde sus espacios son el germen de potentes interpelaciones, resistencias, y alternativas para otro mundo.

Para nosotras, es importante construir puentes entre las áreas rurales y urbanas, en tanto son justamente esas las poblaciones más silenciadas y abandonadas. Así, ahora también facilitadas por la tecnología, hemos estrechado lazos de dialogo, información fiable, transparencia y horizontalidad en la comunicación de las necesidades y preocupaciones para protección de los cuerpos, las subjetividades y los espacios en los que se desarrollan las vidas de las mujeres, que en nuestro país, se encuentran asediadas por capitales nacionales y transnacionales, con poca -si acaso alguna- atención de las instituciones formales del área.

Hasta el momento, nuestro trabajo se ha centrado en atender hasta los más mínimos detalles que amenazan y deterioran la vida cotidiana de las mujeres de las comunidades indígenas de la amazonía boliviana. A pesar de todavía ser un grupo pequeño y con escasos recursos, hemos logrado realizar una investigación diagnóstica que nos sirve de base para la ejecución de la propuesta aquí presentada a FRIDA. Con la publicación de ésta, no solamente pretendemos sistematizar las vulneraciones a los derechos y las vidas de las comunidades indígenas desde las mujeres, sino también convertirnos en un canal de sus voces y denuncias de la impunidad de los efectos de las políticas extractivas que viven diariamente.

Print Friendly